TIENDA ONLINE

Las 6 reglas de oro de Santa Hildegarda

Santa Hildegarda que era una mujer monástica, sabía lo importante que son las reglas de vida. De hecho, aún se conserva un escrito suyo sobre unos comentarios que hizo sobre las reglas de San Benito.
Estas reglas de oro de Santa Hildegarda podrían ser consideradas una especie de resumen de aquellas. Aunque las reglas de San Benito tampoco es que sean muy largas, Santa Hildegarda las resumió a seis en total. Tienen que ve con todos los aspectos de la vida corriente de una persona. Y tratan de conseguir que la persona viva en paz consigo mismo y en paz con su entorno.

6 reglas de oro de Santa Hildegarda

Estas reglas que veremos a continuación son seis. Aunque como comentaremos más adelante se pueden desarrollar de forma mucho más extensa.
Ya que aquí va incluida todo un arte de vida. Es modo de vida aplicado a uno mismo nos tiene que procurar paz y harmonía. Ahí van las seis reglas:

  1. Hacer una buena elección de los alimentos
  2. Vivir en armonía con la naturaleza y el universo
  3. Equilibrar reposo y actividad, oración y meditación
  4. Equilibrar las horas de sueño y de vigilia, pues este equilibrio es un factor de regeneración para os nervios agotados
  5. Favorecer la eliminación de humores y de sustancias viciadas de la sangre, de la linfa y del tejido conjuntivo
  6. Favorecer la salud del alma y de la misma manera, las defensas inmunitarias transformando las energías negativas, que son las preocupaciones, las necesidades y los deseos, en energías positivas tales como el amor y la alegría.

 

Santa Hildegarda reglas de oro

La elección de los alimentos es fundamental. No es lo mismo comer un alimento natural a uno que lleve conservantes y colorantes. De los cientos de kilos de comida que injerimos al año, hay estudios que dicen que comemos unos 40 kilos de químicos al año. Hay que rebajar en todo lo posible esta cantidad.
Además, hay que hacer una selección de los alimentos según las indicaciones de Hildegard Von Bingen. No es bueno por ejemplo comer mucha carne de cerdo. Tampoco son buenos los puerros y las ciruelas por poner solo unos ejemplos.
La segunda regla de la armonía tiene que ver curiosamente con el medio ambienta. Esta abadesa se había adelante unos cuantos años a la fiebre actual de salvar el planeta. Si no vivimos en harmonía con la naturaleza se pueden perder muchas cosas por el camino. A veces este peligro puede acechar más en las grandes ciudades.

 

Las 6 reglas de oro de Santa Hildegarda de Bingen

En la tercera y cuarta regla, Santa Hildegarda nos indica lo importante que es dormir. Lo cual es vital para regenerar todo el cuerpo. Y también, para regenerar la médula ósea. Es órgano es importante para el equilibrio vital del cuerpo. Se nos habla en resumidas cuentas en llevar un equilibrio entre el trabajo, el ocio y el descanso.
En la quinta regla se nos habla de desintoxicar el cuerpo a través de la eliminación de humores y de la depuración de la sangre. Esto se puede conseguir con una sangría al año. Y con el electuario de peras e hinojo de los Alpes.

 

Santa Hildegarda de Bingen reglas de oro

El hinojo de los Alpes es un remedio muy útil para depurar el sistema digestivo. Se hace con una mezcla de cuatro hierbas entre ellas la raíz del hinojo de los Alpes, la satureja, la raíz de regaliz de palo y la galanga.
Finalmente, la última regla habla de la trascendencia. Sin una buena salud del alma nuestra vida nos puede llevar también a enfermar. La vida trascendente nos lleva a dar a este mundo la importancia justa que tiene que tener. Hay gente que vive como si este mundo fuese su última morada. Sin embargo, platón y muchos autores cristianos tenemos un alma inmortal que hay que cuidar.

Estaremos de vacaciones del 23 de julio al 13 de agosto. Cualquier pedido que se haga en esas fechas se enviaría a partir del 14 de agosto. Gracias por su comprensión. Descartar