TIENDA ONLINE

Biografía de Santa Hildegarda de Bingen

La vida de Santa Hildegarda está llena de curiosidades y de cosas que salen de la normalidad. Nace en 1098 en Bermersheim en un pueblo al sur de Alemania cuando regía el Sacro Imperio Germánico. A los 8 años ya pasa a estar bajo la tutela de una monja y abadesa, Jutta von Sponheim. Luego tras la muerta de su mentora, con 38 años pasaría ella misma a ser abadesa del convento donde vivían. Más adelante salieron de ese convento ella y sus monjas para fundar un nuevo convento. Al final de su vida aún fundo un último convento a orillas del río Rin.

 

Santa Hildegarda de Bingen biografía

Este capítulo también se podría llamar la biografía de Santa Hildegarda de bingen. Hubo un monje que ya en vida empezó a escribir su biografía, pero no llegó a acabar el libro.Y tuvo que ser un segundo monje el que finalmente acabaría el libro. Ha sido este libro bibliográfico el que nos ha dejado los momentos más importantes de la vida de Hildegard von Bingen. Ya hemos narrado algunos en páginas anteriores, pero aquí vamos a traer a colación otros. Aquí hablaremos por ejemplo de sus sinfonías que son de las más famosas de la edad media. Se pueden encontrar en youtube y son cantos preciosos. La harmonía que desprenden, nos embarga el corazón y la inteligencia. Y nos transportan a alturas espirituales jamás sospechadas anteriormente. Nadie que escuche la música de esta mujer de la Edad Media queda defraudado. Cada persona puede hallar algo que le guste.

 

Santa Hildegarda biografía

Otro aspecto a destacar de la biografía SantaHildegarda, es los cuatro viajes que realizó. En aquella época era muy poco común que una abadesa saliera. Pues bien, Santa Hildegarda de Bingen salió cuatro veces por el sur de Alemania. No se dice mucho sobre sus acompañantes, aunque hay que suponer queno iría sola. El caso es que esta mujer se ponía en medio la plaza y se ponía a predicar a las personas que ahí estaban. Y por lo visto todo lo que decía era respetado. Ya que no tuvo ningún problema con las autoridades eclesiales de la época. No hay testimonios directos de lo que decía en las plazas, pero si que han quedado más de 400 cartas suyas. Y ahí Hildegarda no se quedaba corta a la hora de criticar las derivas del clero de aquella época. Es impresionante el poder que tenía esta mujer de convicción.

 

Vida de Santa Hildegarda

Son muchas la cosas que se pueden contar sobre esta mujer de su vida. Digno de mención es la fama que adquirió en vida en toda la cristiandad. Por lo visto cuando
tuvo las primeras visiones Santa Hildegard von Bingen estaba preocupada. Y no era para menos. En aquella época, se era muy estricto en no caer en herejías. Y al que caía en ellas podía pagar incluso con la muerte. En las primeras visiones de su libro Scivias Santa Hildegarda quiso recabar el parecer de otro inminente gigante de la fe contemporáneo. Esa persona es San Bernardo de Claraval.

 

Biografía Santa Hildegarda

Como venimos diciendo del párrafo anterior, San Bernardo era en aquel momento un grande la Iglesia. No paraba de fundar convento tras convento. Y cuando Santa Hildegarda le envió sus escritos, a este enseguida le parecieron conformes a la fe. Este fue el espaldarazo definitivo para que sus escritos fuesen incluso leídos por los Papas de su época. Y a partir de entonces su fama no paró de crecer. De ello queda constancia del epistolario que mantuvo. Llego a mantener correspondencia con Papas y emperadores. Pero también con una multitud de obispos y personas importantes de la época.

 

Vida

Con ocho años sus padres la entregan a un monasterio benedictino donde recibirá una educación que le permitirá aprender a leer y escribir el latín. Seguramente también aprendió a tocar la lira, pero su formación no le autorizaba comentar con autoridad las escrituras.

Entra en el monasterio de manera estable a los 14 años y toma los hábitos a los 16. Ahí es iniciada en el espíritu de oración por un grupo de consagradas. Vivían alrededor de una futura Santa, Jutta de Sponheim.

Cuando muere Jutta en 1136, es elegida por el resto de las monjas como madre superiora. Hildegarda tiene entonces 38 años. 

En 1150, y tras ciertos desacuerdos con el superior del convento, el Obispo de Mayenza, autoriza a Santa Hildegarda y a sus monjas benedictinas, a fundar otro monasterio independiente del de los monjes. Este primer convento es fundado en Rupertsberg (Montaña de San Ruperto). Quince años más tarde fundaría su segundo convento en Eibingen. Convento benedictino aún abierto hoy en día en el cual son guardadas las reliquias de santa Hildegarda.

Muere el 17 de septiembre de 1179.

A pesar de que se inició 4 veces el proceso de su canonización este no llego hasta el final. La última se desarrollo con el Papa Inocencio IV. No fue hasta el 10 de mayo de 2012 cuando el Papa Benedicto XVI la declaró Santa. Ese mismo año el 7 de octubre de 2012 era declarada Doctora de la Iglesia teniendo el privilegio de ser la cuarta Santa proclamada doctora de la Iglesia junto a Santa Teresa de Ávila, Santa Catarina de Siena y Santa Teresita del Niño Jesús.

Estaremos de vacaciones del 23 de julio al 13 de agosto. Cualquier pedido que se haga en esas fechas se enviaría a partir del 14 de agosto. Gracias por su comprensión. Descartar