TIENDA ONLINE

Obra espiritual

 

La obra más importante de Santa Hildegarda se compone de una serie de tres libros inspirados, donde describe sus visiones y las explicaciones que ha recibido para interpretarlas. Hildegarda dicta lo que ve y oye al monje Wolmar. Este último es el que le da forma escrita al relato y a su interpretación. La abadesa ve imágenes que describe con precisión y oye palabras que transmite con exactitud y después puede dar algún comentario que le ha sido inspirado.

Sus tres libros teológicos son:

El Scivias: Conoce las vías del Señor (dictado de 1141 a 1150)

El Libro de los méritos de la Vida (El de los 35 vicios y virtudes) (dictado entre 1141 y 1150)

El libro de las obras divinas (dictado entre 1163 y 1173).

Hay que mencionar que existe una progresión entre esos tres libros:

El «Scivias» es un gran catecismo que traza las bases (vías) a un conocimiento necesario para llevar una vida cristiana.

El «Liber Vitae Meritorum» enseña a discernir cuales son las virtudes y a ponerlas en práctica. Asismismo, también enseña a alejarse de los vicios en la vida cotidiana. 

Finalmente, el «Liber divinorum operum», que terminó a sus 75 años, nos ofrece una visión del hombre en el universo.  El lector que busca el sentido de la vida descubre su verdadera dignidad de hombre y de cristiano. Ahí podrá encontrar respuestas a las siguientes preguntas: ¿Como ha sido concebido el universo y Porque el hombre es tan importante en el plan de Dios?

¿En que se fundamenta la dignidad del hombre para que el Hijo de Dios se haya encarnado y haya dado su vida para salvarlo?

Este último libro es de profunda actualidad. Ya que subraya la importancia de toda alma en el gobierno de del universo: “El hombre es el punto final de las maravillas de Dios. En el se refleja, como una gota de agua, la belleza del universo.”

Por último mencionar también las 42 miniaturas de colores suntuosas que adornan los manuscritos de Hildegarda. Son de una intensidad expresiva excepcional.