TIENDA ONLINE

Vida

 

Con ocho años sus padres la entregan a un monasterio benedictino donde recibirá una educación que le permitirá aprender a leer y escribir el latín. Seguramente también aprendió a tocar la lira, pero su formación no le autorizaba comentar con autoridad las escrituras.

Entra en el monasterio de manera estable a los 14 años y toma los hábitos a los 16. Ahí es iniciada en el espíritu de oración por un grupo de consagradas. Vivían alrededor de una futura Santa, Jutta de Sponheim.

Cuando muere Jutta en 1136, es elegida por el resto de las monjas como madre superiora. Hildegarda tiene entonces 38 años. 

En 1150, y tras ciertos desacuerdos con el superior del convento, el Obispo de Mayenza, autoriza a Santa Hildegarda y a sus monjas benedictinas, a fundar otro monasterio independiente del de los monjes. Este primer convento es fundado en Rupertsberg (Montaña de San Ruperto). Quince años más tarde fundaría su segundo convento en Eibingen. Convento benedictino aún abierto hoy en día en el cual son guardadas las reliquias de santa Hildegarda.

Muere el 17 de septiembre de 1179.

A pesar de que se inició 4 veces el proceso de su canonización este no llego hasta el final. La última se desarrollo con el Papa Inocencio IV. No fue hasta el 10 de mayo de 2012 cuando el Papa Benedicto XVI la declaró Santa. Ese mismo año el 7 de octubre de 2012 era declarada Doctora de la Iglesia teniendo el privilegio de ser la cuarta Santa proclamada doctora de la Iglesia junto a Santa Teresa de Ávila, Santa Catarina de Siena y Santa Teresita del Niño Jesús.