TIENDA ONLINE

El huevo antidiarreico

El huevo antidiarreico 

Indicaciones:

Diarrea, disentería, heces hemorrágicas, disentería (tifus), cólico, enfermedad de Crohn.

“Si alguien sufre de disentería, que tome dos yemas de huevo, tire las claras y bátalas hasta que obtenga una espuma en una taza. Cuando tenga ya esto listo que añada comino  y un poco de pimienta molida, póngala  en una media cáscara de huevo y que las cueza al fuego y que se lo dé al enfermo después de que este haya comido antes un poco de pan blanco o de biscote…”

Receta (huevo antidiarreico):

8,5 gr. de polvo de comino

1,5 gr de pimienta blanca

2 yemas de huevo

Mezclarlo todo y calentarlo dentro de la cáscara hasta que la yema batida de solidifique.

Aplicación:

Comer primero un trozo de pan duro (pan de espelta) , y después una  cucharada sopera de huevo antidiarreico  cocido al punto, sin sal. En casos graves repetir esto 2 ó 3 veces cada día. En caso de diarrea ordinaria, una sola toma es suficiente. Para las diarreas de verano hay que tomarlo durante 3 ó 4 días. Para tratar las inflamaciones graves del colon que se han arrastrado a menudo  durante años (cólico ulceroso) y que obligan a ir  de 6 a 10 veces al baño o más cada día, según el  grado de postración psíquica, es necesario una duración  más larga del tratamiento con el huevo antidiarreico. En este caso hay que dar el tratamiento al enfermo 1 ó 2 veces por día con paciencia durante semanas e incluso meses. Añadiendo, claro está, una sopa de harina de espelta.