TIENDA ONLINE

Caldo de pie de ternera según Santa Hildegarda

El caldo de pie de ternera debido a su alto contenido en colágeno que se saca al hervir durante horas el pie de ternera en una holla, es antiinflamatorio y regenerador del conjunto de las mucosas gástricas e intestinales, elimina los dolores y las inflamaciones del esófago y del estómago, en caso de colitis, enfermedad de Crohn, colon irritable, intestino poroso e inflamado e incluso para hemorroides sangrantes. Evita también las inflamaciones y los dolores en los huesos, el tejido conjuntivo y dolores articulares (artritis, poliartritis, artrosis). También es bueno para luchar contra la cistitis y para un crecimiento óptimo de las uñas y del cabello.

Los ingredientes son los siguientes: Un pie de ternera cortado a rodajas por el carnicero, 3 litros de agua, media taza de vinagre, 2-3 zanahorias, ¼ de bulbo de apio, unas briznas de perejil, 1 bulbo de hinojo, una cebolla gorda con la piel (mechada con laurel y clavo), tres dientes de ajo, sal, pelitre, galanga, hisopo y nuez moscada al gusto y también mezcla de polvos de fenogreco.

Preparación:

Echar en agua hirviendo los pies de ternera cortados para blanquearlos y después tirar esa agua antes de poner los litros de agua indicados para la cocción definitiva, porque así lograremos un caldo más limpio.

Después añadir la sal y poner a hervir. Lavar y cortar las verduras a trocitos y añadirlas, dejando hervir al menos 3 horas (se podría llegar hasta 9 ó 12 horas). Se debe ir quitando la espuma regularmente. Terminada la cocción se cuela y se guarda sólo el caldo, en una olla. Una vez frío se quita la grasa de la superficie. El caldo adquiere una consistencia gelatinosa al enfriarse que se pierde al volverlo a calentar. Luego, una vez quitada la grasa de la superficie, se guarda en recipientes pequeños. Para el uso semanal un vasito de yogur es suficiente y se conserva en la nevera (en el congelador se conserva varios meses). Se puede tomar solo como caldo (consomé) antes de las comidas o se puede usar para hacer sopa con sémola, copos o pasta de espelta. Antes de comer se le añaden unas hojas de perejil fresco  y un poco de ajete. 

¿Cómo usarlo?: Para hacer una cura se toma de esa gelatina llena de colágeno,  durante varias semanas de 50 ml a 100 ml diarios. Se puede también servir como una sopa de verduras con copos, con sémola o pasta de espelta.