TIENDA ONLINE

La psoriasis

La psoriasis

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria autoinmune, que tiene su origen en un trastorno del sistema inmunológico. Si bien las causas de esta enfermedad no están claras se saben que muchas las causas que pueden desencadenar esta enfermedad. Puede desarrollarse debido a factores psicológicos, térmicos, químicos. Puede ser debido a una infección viral, a unas anginas, a un traumatismo. El fenómeno también puede desencadenarse debido al frío, al calor o a la humedad.

Causas psicológicas

Se quiere resaltar que a pesar de todas las causas que hemos nombrado anteriormente, los conflictos psicológicos, los problemas, las frustraciones y las angustias son con frecuencia las causas predominantes de la psoriasis. Es como si la piel pusiese en escena los problemas mentales y psicológicos del paciente. Por eso muchas veces, hasta que estos conflictos no se reconocen y no se superan, la enfermedad no puede desaparecer.

Tratamientos de la medicina moderna.

Por desgracia la medicina moderna en muchas ocasiones, no tiene en cuenta estos problemas psicológicos anteriormente mencionados. Por lo que los tratamientos consisten en aplicarse costosas cremas con resultados a veces controvertidos. Llegándose a convertir esta enfermedad de la piel en una enfermedad crónica.

La melaleuca o árbol del Te: el remedio Hildegardiano

Santa Hildegarda recomienda el aceite de Melaleuca Alternifolia o árbol del té para el tratamiento de la psoriasis. Utilizamos este aceite que contiene una esencia con una potente acción antibacteriana, antiviral y antimicótica. Como la piel y las mucosas toleran bien este aceite, es posible emplearlo de forma pura sobre las lesiones de psoriasis.

No usarlo en el caso de que la piel esté roja, ya que eso podría ser debido a una alergia, para la cual la melaleuca no tiene efecto.

Otros empleos de la melaleuca en afecciones de la piel

Este aceite también actúa en las infecciones subcutáneas. Por lo que se puede emplear, también en el tratamiento del acné. Una dilución de 1,6 por ciento es suficiente para neutralizar el staphyloccus aureus. Éste último, es un importante patógeno relacionado con un gran número de infecciones de heridas y de la piel.

La melaleuca también ha tenido buenos resultados con el herpes, sobre todo con el herpes del labio y el herpes genital. Para este último es posible integrar este remedio con el de la crema de violetas. Hay que añadir 1 ml de aceite de melalecua a 100 gr de crema de violeta y utilizar la mezcla una vez al día.