TIENDA ONLINE

Remedios para la ciática según Hildegarda

Remedios para la ciática

A continuación vamos a ver toda una serie de remedios que Santa hildegarda da en su libro «Causae et Curae» sobre la ciática. Para la personas que no han leído el libro antes mencionado, Santa Hildegarda no era metódica a la hora de exponer los remedios. Va dando un remedio en un capítulo, otro en otro. Así que tener una lista de remedios para cada dolencia es muy útil ya que en sus libros el saber está bastante disperso. 

¿Qué es la ciatica?

Es la enfermedad que describe los dolores y/o hormigueo que empiezan en la parte inferior de la espalda y pasan por los glúteos y el nervio ciático mayor, en la parte posterior de la pierna.

Es un dolor bastante desagradable y que suele requerir la mayor parte del tiempo de reposo y de calmantes para que disminuya.

Las causas.

Pueden ser de origen mecánico debido a posturas inadecuadas. También otra causa es el sedentarismo, la obesidad o incluso debido al embarazo.

Pueden ser también de origen inflamatorio debido a ciertas enfermedades relacionadas con la columna vertebral. Pueden aparecer de madrugada después de dormir toda la noche.

Tratamiento de la medicina

Se suelen dar corticoides y antiinflamatorios para calmar el dolor. Se recomienda que se guarde reposo y que luego se aplique primero frío durante dos días en la zona dolorida y luego calor durante los días siguientes. Finalmente se recomienda masajes en la zona para tratar de aliviar de forma definitiva la zona.

Remedios caseros de Santa Hildegarda para la ciática.

El remedio estrella de esta monja del siglo XII es la cataplasma de trigo que luego se describirá cómo hacerla. Calma la inflamación y el dolor en la zona lumbar.

Luego para el dolor se puede usar el vino de galanga y la piedra de jaspe. Y para la inflamación podemos usar el bálsamo de ajenjo. Finalmente reforzaremos todos los huesos y tendones el caldo de pie de ternera.

1. cataplasma de trigo en grano

Se necesita para ello:

1 kg de granos de trigo y 2 litros de agua

Hervir el trigo vigorosamente en agua durante 15 minutos, filtrar y distribuir los granos de trigo caliente sobre una toalla; coloque la toalla con los granos calientes sobre la cama y acuéstese sobre los granos durante 2 ó 3 horas. También se puede simplificar el proceso, cerrando y cocinando los granos de trigo en un algodón fino o una bolsa de lino muy fina y acostarse en la bolsa durante 2 ó 3 horas.

2. Vino con raíz de galanga

Se hace de la siguiente forma:

1 cucharilla de raíz de galanga, cortada en trozos pequeños

1 vaso de vino

Hervir el vino y la raíz de galanga durante 3 minutos a fuego alto, filtrar y beber lentamente, en pequeños sorbos, después de la cataplasma.

3. Piedra de jaspe

Fije el jaspe (cortado en piedra plana) directamente a la piel donde se sitúa el

dolor (en la raíz del nervio), durante 2-3 días y noches.

4. Bálsamo de ajenjo

La eficacia de este bálsamo aumenta si los masajes se realizan cerca de un fuego de leña, mediante madera de olmo (conocida por sus propiedades analgésicas) o delante de una lámpara con infrarrojos, a temperatura ambiente.

Masajear durante 15 minutos, todos los días, luego 2-3 veces por semana.

5. Caldo de pie de ternera

En caso de dolor espinal, artrosis, dolor articular, de osteoporosis…Regenera los discos intervertebrales, el cartílago y el tejido conectivo.

Beba una taza todos los días (o póngala en una sopa) durante 4-6 semanas.