TIENDA ONLINE

4.1. La dureza de corazón según Santa Hildegarda

Este cuarto vicio de los 35 que son descritos por Santa Hildegarda, es el de la dureza de corazón y en la siguiente entrada será contestado por la virtud de la misericordia. 

Como en todos los vicios, primero Santa Hildegarda nos describe de forma gráfica el vicio y luego recoge las palabras que están en su boca. En la siguiente entrada que versará sobre la misericordia, se exponen las palabras que le contesta esta al vicio de la dureza de corazón. 

Recordar también que estos 35 vicios y virtudes son sacados de su segundo libro teológico “De los méritos de la vida” y que están todos recogidos en una lista en la siguiente página: https://santahildegardaysumundo.es/teologia/

La cuarta alegoría

La cuarta alegoría es como un humo denso de la talla de un hombre, pero no tiene ninguna de la parte del cuerpo con forma de hombre, a excepción de sus grandes ojos negros de forma humana; no se movía ni yendo para adelante ni para atrás ni apartándose a la derecha ni a la derecha, pero se quedaba inmóvil en las tinieblas.

Palabras de la dureza de corazón. 

Decía: “No he creado nada. ¿Entonces porque tendría que sufrir y desvivirme por alguna cosa? No haré nada. Sólo me daré molestias por alguien que haga lo mismo para conmigo. ¡Que Dios que ha creado todo, juzgue la situación y se ocupe de ello! Ya que, si hablase con suavidad para informarme de los temas de los demás, para que me serviría? No haré ni mal ni bien. Si tuviese tanta compasión que descanso tendría, ¿que me ocurriría? ¿Que vida llevaría si tuviese que responder a las palabras de todos los que están alegres o tristes? Yo me ocupo de mi mismo, que cado uno se ocupe de si mismo.