TIENDA ONLINE

«Así es como Dios cura» Introducción parte III

Seguimos con la tercera entrega de la introducción hecha por el propio Doctor Hertzka a su libro «Así es como Dios cura.» Aquí nos habla de los descubrimientos curiosos que ha hecho leyendo la obra médica de Santa Hildegarda. 

 

 

Introducción Parte III

A quién no le baste aún todos estos comentarios sobre el origen de los escritos de Hildegarda, yo, médico del siglo XX, y que soy seguramente, con toda modestia, uno de los pocos especialistas de la medicina de Hildegarda, puedo aseguraros que al lado de razones objetivas, hay razones subjetivas de gran peso, basadas en conocimientos de la medicina de Hildegarda, que testimonian contra el hecho de que se podría tratar de una obra humana.

1)La medicina Hildegardiana es tan moderna que sólo ahora, después de intensas horas de investigación hombres sabios, y después de manejar aparatos biológicos y métodos de estimación de lo más refinados, es cuando empezamos a adivinar y a comprender todo lo que el programa médico celestial (relaciones sobre medicina dadas a Hildegarda, está lleno de conocimientos profundos relativos a las enfermedades y a la salud. La poca comprensión e interés que tuvieron en su época sus revelaciones, está demostrado por el hecho que el segundo volumen de la medicina de Hildegarda desapareció entre los siglos XIII y XIX, siendo completamente ignorado. El único ejemplar que existía no fue descubierto hasta mediado del siglo XIX. Su autenticidad es sin embargo incontestable.

Para probar e ilustrar con ejemplos el carácter científico y absolutamente moderno de esta obra, solo señalaré tres puntos:

a) El cáncer esta perfectamente descrito, en su génesis y en sus correlaciones. Este hecho me ha procurado una gran alegría, al observar desde hace 25 años, como los cancerólogos, han confirmado en sus resultados, punto por punto lo que Santa Hildegarda describe. Y creo poder continuar a predecir con exactitud lo que descubrirán aún en este campo, después de largos esfuerzos y de pacientes investigaciones. Pero entonces en ese momento aún no habrán descubierto el remedio, mientras que Hildegarda llega a explicar incluso su modo de acción.

b) Los grupos sanguíneos están descritos de la forma más precisa por Santa Hildegarda. Además, las hormonas, e incluso la hipófisis, son presentados como el sistema de mando del ciclo femenino.

c)La “fábrica química” que es el hombre, con todas las estapas de química fisiológicas de las substancias albuminadas y de sus modificaciones por los órganos humanos, es descrita en Hildegarda más allá de lo que conocemos hoy, como si Hildegarda hubiese estudiado metódicamente como un químico en los laboratorios de hoy en día, ella, la pobre monja enferma del siglo XII…

2)Los libros de medicina de Hildegarda están, como todos sus libros, escritos de una sola vez. Ahí no hay interpretaciones sutiles o dudas, no hay condicionantes o peros, tampoco hay ningún “quizás” o “tal vez”. Se encuentra simplemente mencionado, hoja tras hoja, lo que hay de más genial al lado de lo más elemental, con la certeza de alguien que sabe.

3)Lo más bonito de todo: es que ¡la medicina de Santa Hildegarda cura realmente!