TIENDA ONLINE

Electuario: qué es y como tomarlo.

Electuario: qué es y como tomarlo

Un electuario es una preparación que contiene varias hierbas y raíces medicinales a los que se les añade una cantidad determinada de miel. La miel además de ser una sustancia que sirve como vehículo a los principios activos, da mejor sabor al preparado. En ocasiones se usaba azúcar. También se utilizaba un jarabe el cual ya contenía azúcar disuelta, en vez de agua.
El electuario se puede tomar con una cucharilla o cuchara directamente en la boca pero se puede acompañar con una infusión de hinojo lo cuál mitigará el fuerte sabor de la mezcla y por otro lado si está frio ya que se suele conservar en el frigorífico, se mitiga de ese modo el frío.

Qué quiere decir Electuario?

El electuario viene de la palabra latina electuarium y que en castellano quiere decir lamer. Ese significado debe de provenir del hecho que, el electuario se puede tomar poco a poco como si estuviésemos lamiendo algo dulce que nos gusta. Aunque hoy en día ya no se lame, sino que se puede tomar de golpe ayudado si se quiere con una infusión para difuminar el sabor que pueda tener. Aunque hay gente que se lo toma sólo sin más.

Propiedades y beneficios de los electuarios

Hay tantas propiedades y beneficios como clases de electuarios existentes. Si bien en épocas anteriores se usaban muchos, hoy en día sólo han llegado a nuestra época moderna algún electuario conservado a través de la medicina de Santa Hildegarda.
Así, tenemos el electuario de galanga, cuyos beneficios estarían más bien enfocados a combatir el asma en las personas mayores, así como los dolores de bazo.
El electuario de hinojo de los Alpes sin embargo, tiene más bien propiedades purgantes y purificantes de todo el aparato digestivo, arrastrando todas la inmundicias que en él se depositan, así como los desechos tóxicos y los metales pesados que se hayan podido acumular.

Como y cuando tomar un Electuario

Dependiendo de los electuarios hay pautas diferentes para tomarlos.
El electuario de galanga se toma durante dos semanas, tres veces al día, una cucharilla; luego se aumenta la cantidad de 4 a 6 veces por día una cucharilla durante dos meses y de este modo se completa la cura completa.
En cambio, electuario con hinojo de los Alpes, hay que tomar durante dos meses seguidos las siguientes cantidades: por la mañana antes de desayunar una cucharilla. Después de comer dos cucharillas y después de cenar tres cucharillas. Una vez acabada la cura se puede seguir durante 3 o 4 meses más, si se ve que el estómago necesita purificarse más. Después de 5 o 6 meses se puede descansar un mes y volver a tomarlo por otros 3 o 4 meses.

Tipos de electuarios

Como ya hemos comentado, en la medicina de la Edad Media había muchos tipos de electuarios.  Se usaba el electuario de azafrán o de ruibarbo. Había también electuarios lenitivos es decir que servían para ablandar tumores. Pero no nos olvidemos de hablar de los electuarios de Santa Hildegarda. Son realmente los únicos que han llegado a nuestros días. Y han llegado a nuestros días gracias a que fue esta medicina retomada por doctores alemanes del siglo XX. En concreto por el Doctor Hertzka el iniciador de la medicina hildegardiana actual y de sus discípulos.

Electuario de pera

Nuestra abadesa nos ha dejado un electuario que es clave para recuperar un estómago que ha dejado de funcionar bien por varias razones. También es indicado para las personas que sienten que necesitan limpiar su aparato digestivo de arriba abajo. Es el electuario de peras con hinojo de los Alpes y que es un remedio natural importantísimo en esta medicina. Se elabora con dos kilos de peras a las escual hay que añadirle 12 cucharadas de miel desespumada.  También hay que añadir 100 gramos de mezcla hierbas en proporciones bien determinadas. Estas hierbas son: galanga, hinojo de los Alpes, raíz de regaliz y satureja.
Para su preparación, hay que cocer las peras hasta que estén tierna durante unos 15 minutos. Luego se machacan o se trituran según guste que estén más o menos trituradas. Luego se le añade la mezcla de hierbas que generalmente vienen en un bote de 100 gramos y finalmente las 12 cucharadas de miel desespumada. Es decir, la miel cocida a la cual se la ha quitado la espuma que ha sacado.

Electuario de galanga

Santa Hildegarda se refiere a este electuario en los términos que veremos a continuación.  “El que note dolor en el pecho, en el corazón o en el bazo y que, por culpa de mucosidad, tiene un estómago frío (gastritis), que tome los ingredientes que se dicen a continuación.  Galanga y dos veces tanto de orégano y semillas de apio, como el peso de orégano, y un poco de pimienta blanca. Que lo pulverice, lo añada a un poco de miel espumada, y que lo hierva a fuego. Tomar a menudo de este electuario y después beba una copita de vino dulce.

Electuario de enebro.

Finalmente hablaremos en este artículo del electuario de enebro.  El enebro es un fruto morado que crece como las moras en bayas.

Este electuario se puede comprar aún hoy día en los supermercados de los países de habla alemana. Ahí le llaman Wacholder Latwerg. Si bien no tiene ninguna finalidad terapéutica si que se puede emplear para ponerlo encima del pan o de una crêpe. Este electuario pudo perfectamente haber sido comido por nuestra Santa en la Edad Media.  Por eso lo he traído a colación al final de este artículo.