TIENDA ONLINE

Piedras curativas

Piedras curativas

Las piedras curativas son una parte importante de la medicina natural y de la medicina de nuestra Santa en particular. Tienen aplicaciones para muchas dolencias y enfermedades con buenos resultados. Este tema podría suscitar suspicacias y preguntas, de cómo es posible que una laja o un canto rodado de alguna piedra como la calcedonia azul, la crisoprasa, la amatista o el cristal de roca por poner algunos ejemplos, puedan tener efectos curativos. Sin embargo, son muchas las personas que las ha probado y han quedado satisfechas.

¿Qué son las piedras curativas?

Las piedras curativas, (para Hildegarda de Bingen son 24), son piedras de diferentes tamaños y formas que, en contacto con la piel, o poniéndolas a remojo en vino o en agua y luego bebiéndose estos líquidos, producen efectos curativos en el organismo humano. Las piedras que se colocan encima de la piel pueden ser en forma de pulseras, de collares, una piedra con agujero colgada al cuello o cantos rodados.

Desde cuando se conocen los beneficios de las piedras curativas

Las enseñanzas de la Santa, empezaron a difundirse a través de toda Europa en el siglo XII y han perdurado hasta hoy. Pero hay que señalar que la creencia humana en la eficacia medicinal de las piedras es muy antigua y ya la recogió en un tratado Teofrasto (327-287 a.C.), discípulo de Aristóteles, y primer historiador de la Ciencia, aunque seguramente no era el primero en hacerlo y debió de trabajar sobre textos más antiguos. El tratado «De las piedras» de Teofrasto, es el primer lapidario de Occidente.

Par mera curiosidad del lector, entre Aristóteles y Plinio hubo en Occidente no menos de siete lapidarios (tratados sobre piedras curativas); y de Plinio en adelante, otros diez más hasta Gaspar de Morales en tiempos de Felipe II. Todos estos lapidarios acusan la influencia de Plinio, pero aún más de los lapidarios árabes.

H2 ¿Para que sirven las piedras curativas?

Este remedio natural es muy útil para llegar a enfermedades, que no llegan otros remedios más convencionales. Por ejemplos hay varias piedras que se usan para calmar los nervios o para tener más fluidez de palabra. También hay una piedra de color verde llamada crisoprasa, que sirve para favorecer el crecimiento de personas con discapacidades o enanismo. Otra por ejemplo puede ser llevada por personas propensas a la epilepsia. Por lo que las piedras curativas sirven para sanar enfermedades menos convencionales que otros remedios o medicamentos.

Cantos curativos: ¿Hacen efecto realmente?

No se sabe muy de donde deriva el principio activo curativo que produce el efecto, aunque hay varias hipótesis como que el campo electromagnético interactúa con el del ser humano. También podría ser debido a la luz que reverbera sobre la piedra y rebota sobre nuestra piel y como cada piedra tiene un color diferente, actuaría de forma diferente sobre el organismo. 

Lo que si que está claro es que tienen efectos y a veces bastante precisos. Por ejemplo, en caso de taquicardia, Santa Hildegarda recomienda acercar una laja de jaspe rojo   para evitar que el corazón siga acelerándose. Y por lo general a las personas que lo han probados les ha ido bien.

Algunas propiedades de los minerales curativos

Ya hemos visto algunas propiedades de minerales curativos y más que vamos a ver a continuación. Pero lo que si que se puede decir de forma general es que tienen propiedades calmantes ya sea de los nervios o para calmar el hambre o el medio, tienen propiedades que compensan las deficiencias que pueden aparecer en los ojos o en la concentración o incluso en la movilidad y finalmente pueden servir para luchar contra la fiebre, los catarros o las alergias.

Piedras curativas para tiroides

La piedra por antonomasia para el tiroides es el cristal de roca que es una bonita piedra completamente transparente. Se aconseja poner en el cuello un collar con este tipo de piedra y llevarlo durante el día varios meses, para empezar a notar una mejoría respecto a los efectos negativos en el cuerpo provocados por esta enfermedad.

Piedras curativas para adelgazar

Para adelgazar es bueno tomar el agua que ha estado en contacto durante unos días con un diamante. Ya que esta agua calma las ansias que puede tener una persona de comer lo cuál facilita con más facilidad seguir el régimen que se haya impuesto seguir. Por extensión también podría ser bueno para desengancharse de cualquier vicio como puede ser el alcoholismo o el tabaquismo.

Piedras curativas para la ansiedad

Y finalmente en cuanto a la ansiedad hablaremos del jaspe rojo que te da claridad mental de la cual derivan la serenidad y la concentración y la calcedonia azul que trabaja el miedo escénico y la confianza, así como la elocuencia y asertividad expositiva. Se trata de colocarse un collar o pulsera de alguna de estas dos piedras para notar mejorías. Se pueden incluso combinar las dos para tener una mezcla de efectos deseados.