TIENDA ONLINE

Castañas pilongas

Castañas pilongas

Estas castañas son una alternativa a la castaña natural ya que se puede comer todo el año. No deja de ser una castaña deshidratada que se conserva a las mil maravillas. Es muy recomendable para comer en muchos platos, por las propiedades que Santa Hildegarda le atribuye a este fruto.

Propiedades de las castañas pilongas

Según nuestra abadesa, las castañas son buenas para el cerebro, para mejorar los nervios y mejorar el dolor de cabeza. También es bueno para quién le duela el corazón. Dice nuestra Santa que “El jugo influirá en su corazón, que se beneficiará de su fuerza, y él recibirá felicidad.” También son excelentes las castañas para cualquier dolencia del hígado y del bazo.

Con lo cual podemos resumir diciendo que las propiedades curativas de las castañas y de las castañas pilongas abarcan el cerebro el corazón, el hígado y el bazo.

¿Se pueden comer las castañas pilongas?

Las castañas pilongas no dejan de ser castañas secadas y deshidratadas. Con lo cual se pueden comer igual que las castañas normales. Pero además con la ventaja que se pueden comer todo el año. Posibilitando el romper el ciclo natural de la castaña que es de temporada. Antes sólo se podía comer castañas en otoño. Y ahora con las castañas pilongas se pueden comer todo el año.

¿Cómo hacer las castañas pilongas?

Las castañas pilongas se pueden conseguir poniendo castañas normales en un deshidratador de alimentos. También se pueden lograr poniendo esas mismas castañas en un horno durante 24 a 48 horas a una temperatura constante de unos 60 grados centígrados. A continuación vamos a ver difentes formas de comer estas castañas pilongas.

Castañas pilongas con leche de espelta

Estas castañas con leche son ideales para desayunas o merendar. En vez de hervirlas en agua a secas se pueden hervir en leche o bebida de espelta. Luego se pueden triturar y de este modo se obtiene una papilla muy nutritiva para cualquier niño o adulto que quiera beneficiarse de las propiedades de las castañas y de la espelta a la vez.

Castañas pilongas con arroz

Las castañas pilongas con arroz también son una buena alternativa a un plato nutritivo y sano. Hay una receta china de castañas pilongas y arroz. Pero los más sencillo es poner castañas pilongas en agua durante 12 horas para que se reblandezcan y luego añadirlas a un arroz tres delicias. En realidad a cualquier arroz le vienen bien estas castañas.

Puré de castañas pilongas

El puré de castañas es bastante conocido en Francia y Alemania. Países donde crecen muchos castañeros. Se puede hacer un puré con azúcar moreno para luego emplearlo a modo de mermelada. Pero también se puede hacer lo que sería una especie de crema a base de castañas también deliciosa y nutritiva a la vez.

Potaje de castañas pilongas

El potaje de castañas pilongas también es una buena alternativa para usar este tipo de castañas. Aquí no hay que dejarlas a remojo antes. Simplemente con echarlas a la olla exprés con las demás verduras ya es suficiente para poder saborearlas. Tiene un fondo harinoso, pero un sabor inconfundible y que realza cualquier potaje.

Comprar castañas pilongas

Y la pregunta sería dónde comprar estas castañas. En muchos sitios de Europa es fácil encontrarlas. Si se está en Latinoamérica seguro que en algún país se da bien el castaño. Quizás no crezca cerca del trópico, pero en otros país seguro que se dan. Sino no queda otra posibilidad para los amante de estas castañas,  que comprarlas en la tienda Online de Santa Hildegarda y su Mundo. Y luego llevárselas en alguna maleta de algún amigo o familiar que viaje a su país de origen.