TIENDA ONLINE

La compota de castaña

Compota de castañas, fuente de energía.

Este alimento es una inestimable fuente de energía en los fríos días de otoño e invierno. Ya que es en estas estaciones del año, cuando se recoge la castaña y cuando el cuerpo usa más energía para mantenerse a un nivel correcto de temperatura.

¿Qué beneficios nos aporta la compota de castañas?

Según esta abadesa del siglo XII alemana, las castañas tienen un efecto beneficioso sobre el cerebro para conservar la memoria, así como sobre los riñones y el hígado para depurarlos.

Y todo esto debido según esta misma abadesa a que el castaño es un árbol “completamente caliente y tiene una gran energía mezclada con ese calor.” Además “sus frutos son útiles contra todas las enfermedades que atacan al hombre”.

¿Cuáles son las propiedades de la compota de castañas?

Aparte de las propiedades antioxidantes que tiene, del aporte suplementario en energía que proporciona y de favorecer la digestión, esta compota logra reestablecer un equilibrio vital en el organismo, sobre todo en los meses más fríos del año, que es cuando el cuerpo necesita ser más protegido.

Propiedades antioxidantes

Debido a las propiedades antioxidantes de la castaña, esta compota nos protege de los radicales libre y por lo tanto de un envejecimiento prematuro. Impidiendo con estas sustancias antioxidantes la oxidación de las células, se impide de esta forma la eliminación de las células y por tanto duran más, lo cual redunda también en la longevidad de nuestro cuerpo.

Da más energía al cuerpo.

Además, contiene una cantidad moderada de azúcar moreno que, junto con todos los nutrientes de la castaña, hace que sea una fuente sana de energía para todo el día. No hay que olvidar que el cuerpo necesita una cantidad moderada de energía durante todo el día. Y este puré de compota es el alimento ideal para un almuerzo o una merienda saludable.

Mejora la digestión.

Esta compota también tiene un efecto beneficioso sobre nuestra digestión, debido a que gracias a sus propiedades como ya hemos comentado anteriormente, purifica nuestro hígado. Y teniendo un hígado sano también tendremos una digestión saludable, ya que éste segrega unos jugos esenciales para que nuestro estómago pueda digerir y absorber bien los alimentos que ingerimos cada día.

Tipos de compotas de castañas:

Existen numerosos tipos de compotas de castañas. Ya que se puede combinar con muchas otras frutas como el membrillo, la pera o la manzana. Lo cual no solo se produce una mezcla de sabores especiales, sino que encima se diversifica el aporte de vitaminas a nuestro cuerpo redundando en nuestra salud.  Aquí os muestro algunas de ellas:

Compota de castañas y membrillo

La compota de castañas y membrillo consigue juntar a la perfección dos sabores que aparentemente son difíciles de encontrar juntos, como es el de la castaña y el del membrillo. De este modo al toque dulce de la castaña se le añade un toque agridulce del membrillo cocido lo cual hace de esta compota, un postre irresistible para pequeños y mayores.

Compota de castañas y manzana

En este caso, aparte de tener un sabor exquisito tiene aparte de las propiedades de la castaña, todas las propiedades de la manzana como son:

– la fibra de pectina que ayuda a reducir el colesterol en sangre

– gracias a la vitamina B12 que contiene ayuda a combatir el insomnio

– también va muy bien para combatir el estreñimiento

– Y finalmente tiene mucho potasio, mineral que ayuda a controlar la presión arterial.

Compota de castañas y pera

Esta compota también es muy saludable. Ya que a todos los beneficios de la castaña hay que añadir los de las peras. Las peras cocidas son muy beneficiosas para el estómago ya que arrastran todos los desechos que se adhieren a las paredes del sistema digestivo, facilitando luego su expulsión.

Compota de castañas pilongas:

Y finalmente antes de acabar este artículo hablaré de las castañas pilongas que son las castañas secas que cada vez se pueden conseguir en más comercios. Gracias a ellas se puede comer castañas y hacer compota de castañas todo el año. Efectivamente, basta colocar estas castañas pilongas secas a remojo durante una hora, para que se vuelvan a hinchar prácticamente como si estuviesen recién cogidas del árbol y por lo tanto cocinar con ellas lo que se quiera, entre otras nuestra deseada compota de castañas.