TIENDA ONLINE

La milenrama (Achillea Millefolium)

La milenrama es una hierba importante en los remedios de Santa Hildegarda, ya que sirve para curar las heridas físicas a la par que también ayuda a sanar las heridas espirituales.

Santa Hildegarda nos enseña como tratar las heridas abiertas de la siguiente manera:

“Si una persona es herida en un accidente, que lave su herida en vino, que cueza la milenrama en agua, escurra el agua y aplique la planta caliente, suavemente sobre el vendaje de la herida. Esto limpiará la herida de su podredumbre y de la supuración y la herida sanará. Repite la operación tantas veces como creas necesario. En cuanto la herida mejore y empiece a cicatrizar, quite la venda y aplique la milenrama sobre la herida directamente”

Así si seguimos las indicaciones de Santa Hildegarda cuando haya que tratar una herida se tendrá que “lavar” primero esta con un poco de vino y después vendarla. Habrá que cocer brevemente (1 minuto) las hojas de milenrama, exprimirlas levemente, de manera que quede un poco de humedad y depositarlas mientras que están aún caliente encima de la gasa del vendaje; vendar sin apretar demasiado. Reemplazar a menudo la cataplasma de hojas de milenrama frescas y ligeramente cocidas. No hay que esperar a que la cataplasma esté seca (tratamiento húmedo de las heridas). Cuando la herida está limpia y comienza a sanar, vendar directamente la milenrama sobre la herida (sin vendaje intermediario). Para las heridas pequeñas y limpias, se puede aplicar la milenrama inmediatamente.

También es bueno antes de una operación tomar los 3 o 4 días antes y los tres o 4 días de después infusiones de milenrama después del desayuno, comida y cena,  ya que de este modo se ayuda a cicatrizar mejor la herida provocada por la intervención.