TIENDA ONLINE

Remedios naturales para el hígado

El hígado, un órgano fundamental del cuerpo humano.

Este órgano tiene una función fundamental a la hora de digerir los alimentos en el estómago, a través de la secreción de la bilis. Esta sustancia ayuda a descomponer las grasas durante la digestión.

Pero también produce proteínas para el plasma sanguíneo. Convierte el exceso de glucosa en glucógeno par su almacenamiento.

Además, regula los niveles de aminoácidos en sangre, unidades básicas con las cuales son formadas las proteínas. Basta mencionar estas cuantas funciones del hígado para darnos cuenta lo importante que mantenerlo sano.

 

La importancia del hígado para Santa Hildegarda

Con semejante lista de funciones necesarias y que realiza el hígado para el organismo, Santa Hildegarda no podía más que dedicarle varios remedios naturales. Son remedios que o bien procuran que el hígado permanezca en buena salud o bien intenta que el hígado recupere una salud perdida.

Obviamente a todo esto hay que añadir que cómo para Hildegarda todo estado de salud pasa por una buena alimentación. Por lo tanto habrá que introducir desde el principio, en los pacientes con el hígado dañado, una dieta basada en espelta.

 

El remedio estrella: la miel con castañas

Es un remedio universal para sanar el hígado en casos de debilidad hepática, hepatitis, cirrosis hepática. Es un preparado útil para la protección del hígado en caso de lesiones o daños producidos por el alcohol, la nicotina u otras toxinas (cafeína etc.).

Este remedio se prepara calentado 500 g de miel y 120 g de castañas. Estos dos ingredientes se mezclan con el batidor manual.

Hay que tomar una cucharada sopera sobre un poco de pan de espelta o en un café de espelta antes y después de las comidas.

 

Otros remedios que también son para el hígado.

A continuación, vamos a ver otros remedios que también son eficaces para sanar el hígado según nuestra abadesa teutona. Hay dos bebidas como son la de escolopendra y la de moras y otro remedio que es con flores de caléndula. Este último remedio sirve para cuando tenemos alguna intoxicación en el cuerpo. En esos momentos el hígado debe trabajar más y por lo tanto también le va muy bien este remedio a base de flores de caléndula.

 

Bebida de Escolopendra

Es un remedio universal para las bronquitis crónicas, remedio para el hígado (tos crónica relacionada con el hígado y los pulmones). Es también un remedio universal para el conjunto de las glándulas hormonales (páncreas, glándula tiroides).

Se prepara cociendo las hojas de escolopendra en 2 litros de vino. Se añade 150 g de miel y se vuelve a cocer. Añadir la canela y la pimienta larga y volver a cocer, colar y, todavía caliente, envasar en botellas.

Indicaciones de uso: la primera semana se toma una copita (20 ml) después de las comidas, tres veces al día. Más tarde, cuando nos hemos acostumbrado al gusto, se toma también una copita antes de comer. La cura dura de 4 a 6 semanas hasta que haya mejoría.

 

Bebida de moras

Es una bebida que se debería tomar en casos de intoxicación del hígado y problemas relacionados con el hígado. Hay que señalar que no hay que confundir la mora de árbol con la zarzamora que es un arbusto. Aquí se va a usar el árbol.

Preparación: Cocer durante unos minutos a fuego vivo 3 cucharadas soperas de moras de árbol frescas ó secas en 1 litro de vino y 2 cucharadas soperas de vinagre. Añadir 100 g de miel, volver a cocer 5 minutos y colar.

Tomar, por lo menos durante cuatro semanas. Tres veces al día, de 1 a 3 vasitos de licor (20-60 ml) después de las comidas.

 

Flores de caléndula

Es un antídoto universal en casos de intoxicación por alimentos (hongos, carne, pescado). También se puede usar casos de intoxicación crónica por medicamentos durante una quimioterapia. El hígado es el órgano encargado de eliminar los tóxicos.

Para su preparación hay que poner 1 ó 2 cucharillas de café de flores de caléndula en una taza de vino. Luego hay que calentar sin que hierva. Beber tibio. En general el tóxico se elimina mediante vómitos o diarreas.

Como refuerzo para ayudar al hígado se puede poner una compresa caliente de flores de caléndula encima de la zona hepática. 

Para la preparación de la compresa: En ¼ de litro de agua se ponen a hervir brevemente 2-3 cucharadas  de flores de caléndula. Luego se colocan calientes en la zona indicada. Posteriormente se cubren con una compresa y se mantienen durante 1 hora permaneciendo acostados en la cama.